Yeray, en la cuenta atrás